Archivo de la categoría: Represión sindical

La cara del fascismo

Por segunda vez en un corto espacio de tiempo la empresa vuelve a prohibirnos la entrada en el edificio de Policía Local. En el contexto del conflicto que se ha producido por la promulgación de la orden sobre horarios a realizar por el colectivo de policía durante las próximas Fiestas Populares, CCOO había convocado asambleas el día 11 en los cambios de los tres turnos para informar sobre los hechos y las propuestas que se barajaban, invitando a que acudieran los otros sindicatos.

De los sindicatos, sólo nosotros acudimos al cambio de las 6:30 de la mañana, y pudimos manifestar nuestras posiciones sin problema. Pero al presentarse nuestro delegado sindical Manuel Granda y nuestra representante electa a la Junta de personal Almudena Gaviña a la convocada a las 2 de la tarde, el sargento jefe de servicio nos informó verbalmente que en el transcurso de la mañana el Jefe de Policía Local había dado una instrucción para que se prohibiera la entrada al edificio al “personal civil”.

Pedimos que nos informara personalmente el citado Jefe, a lo que se negó, al igual que tampoco se nos dio copia de la citada orden. Lo único que nos quedó por hacer fue pedir que figurara la incidencia en la hoja de servicio de lo ocurrido, de lo que tampoco nos dieron copia, alegando que sólo la podía pedir un juez o nuestro abogado… algo que desde luego vamos a hacer.

Dadas las circunstancias no hemos acudido al cambio de turno de noche, con lo que por segunda vez nos han impedido ejercer el derecho democrático elemental de informar a los trabajadores y expresarles nuestras ideas.

Es la segunda vez que a representantes elegidos por los trabajadores/as se les impide ejercer sus derechos. Nuevamente se reprime a nuestro sindicato por no ser dóciles al gobierno del PP. Tras estas acciones se dibuja el rostro del fascismo, el oscuro deseo de que los trabajadores no tengan medios para defenderse.

COBAS va a defenderse, pero lo hacemos no sólo para defender nuestros derechos, sino para defender en primer lugar el derecho de todos los trabajadores/as a la libertad sindical, incluida la de otras organizaciones sindicales con las que no estamos políticamente de acuerdo.