Hemos conseguido que se negocie un nuevo convenio colectivo

Reunión de la Mesa General de Negociación -MGN- de 17 de diciembre de 2015 

Comenzó la reunión con un reconocimiento explícito por la empresa de que se iniciaba la negociación de un nuevo convenio. Explicaron que este cambio de postura obedecía a que la sentencia ganada por Co.bas anulando del anterior Acuerdo-Convenio, podía implicar que todo lo negociado en el marco de un convenio prorrogado quedara en papel mojado. Aclararon que la comunicación a la Dirección General de Trabajo que en la anterior reunión decían haber enviado, no se envió finalmente y que se trataba de un borrador, anunciando que ahora enviarían una nueva.

Co.bas planteó que el reconocimiento de esta reivindicación abría un nuevo escenario. Por eso y dado que tenemos sección sindical el día 18, vamos a debatir cómo abordarlo.

A continuación se desarrolló un debate sobre si la actual MGN es válida o no, sobre los plazos de la negociación y la vigencia de las propuestas planteadas por los sindicatos hasta ahora. Se concluyó convocando para el 18 de diciembre una nueva reunión de la MGN, en la que el Equipo de Gobierno presentará su plataforma de cara a la negociación.

Ante este escenario Co.bas quiere manifestar:

– Se ha perdido un tiempo precioso frente a la tozuda realidad, que ha terminado por imponerse. Los hechos nos han dado la razón sobre todo aquello que Co.bas ha venido manifestando. Con el agravante de que, en estos momentos, estamos ante un convenio de recortes prorrogado por la única y exclusiva responsabilidad de no haberse procedido a su denuncia en plazo por aquellos que podían haberlo hecho: los firmantes.

– Queremos que se negocie, pero volvemos a insistir: los aspectos formales que nos han traído hasta aquí siguen sin resolverse. No está clara la legalidad de la apertura de la negociación sin denuncia previa del convenio y, en su caso, urge la constitución de una nueva Mesa General de Negociación para abordarlo, para lo que debe conocerse el contenido de la comunicación que la empresa ha anunciado que enviará a la Dirección de General de Trabajo.

Más importante aún que el procedimiento es que el proceso de negociación que puede abrirse permita la participación de la plantilla, que debe ser quién decida qué se debe negociar, cuáles son las líneas rojas que no se deben traspasar y, finalmente, qué es lo que sus representantes deben firmar en su nombre. Las prisas y premuras que algunos quieren trasladar ahora no deben ser excusa para eliminar o limitar el necesario debate entre toda la plantilla y la toma de decisiones colectivas. No son los trabajadores lo que han perdido el tiempo intentando trampear firmando “acuerdos-preacuerdos-propuestas”, y no debemos permitir presiones para desenredar deprisa y corriendo lo que otros pacientemente han contribuido a enmarañar hasta el delirio.

Nosotros convocaremos asamblea general de trabajadores/as para cerrar una plataforma lo antes posible, dadas las fechas. La empresa ha dicho que los acuerdos tendrán carácter retroactivo, luego debe primar la participación de los trabajadores/as sobre las urgencias de algunos. La plantilla puede trasladarnos sus propuestas a través de nuestro correo torrejon@cobas.es y nuestros delegados/as.

Las cosas no son tan sencillas

(Reunión de la Mesa General de Negociación del 15 de diciembre de 2015)

Frente a lo que nos vendió firmado por el alcalde como acuerdo cerrado, van aflorando las contradicciones del proceso en que se han embarcado el Equipo de Gobierno y sus sindicatos. Y la última reunión de la Mesa General de Negociación ha sido otra muestra.

En ella la empresa sostuvo que los que estábamos negociando era un nuevo convenio, con validez para los próximos cuatro años, mientras UGT y UPM hablaban de que se ha prorrogado el convenio y los nuevos acuerdos son sólo modificaciones a éste.

Puede parecer una discusión bizantina, pero no lo es: la empresa expresó su temor de que si el recurso a la sentencia de anulación del convenio que Co.bas ganó, vuelve a darnos la razón, se caerán el convenio antiguo y los nuevos acuerdos asociados. Por ello plantean esto como un nuevo convenio, eso  sí, negociación que pasa de los “formalismos” que exigiría la apertura de la negociación colectiva… o no, porque sorprendentemente informaron ¡que han comunicado a la Dirección General de Trabajo que se han iniciado negociaciones!

Los sindicatos firmantes del “acuerdo-preacuerdo-propuesta” o lo que sea, son muy conscientes de que los añadidos son ilegales, luego la única oportunidad que tiene de darles un barnizado es firmar algo que no pase por ningún registro legal, y en consecuencia no pueda ser tutelado por ningún organismo laboral o administrativo.

Otro problema que afloró es sobre los firmantes. La empresa es muy consciente de que necesita la máxima unidad para que no descarrile el tinglado. Por ello aboga por prolongar la negociación, para ver si finalmente CSIT y CCOO, que han optado por presentar propuestas, al final se unen. Para UGT y UPM la cuestión urge, para ellos el acuerdo está cerrado, sólo queda que la empresa se pronuncie si incluye o no las propuestas de los nuevos (aunque hay que señalar que en la reunión anterior, UGT comentó que tenía nuevas propuestas firmadas por tres sindicatos…¿?)

La sesión se cerró con un nuevo emplazamiento para el jueves 17.

Si se tuerce todo este jaleo, ya sabemos que seremos señalados como culpables oficiales. Pero no nos da miedo, insistimos

  • ¿Queremos una negociación? Sí, pero con participación y referendo por la platilla
  • Queremos que no se engañe: deben señalarse con claridad los procedimientos en asuntos tan esenciales como la consolidación y la funcionarización.
  • Deben detenerse los traslados y las promociones laborales a dedo desde ya, puesto que dicen que van a volverlas a regular, aunque el convenio fija claramente cómo hacerlas y se haya venido incumpliendo sin ningún rubor.

Lección de marxismo grouchiano del vicealcalde

LA PARTE CONTRATANTE DE LA PRIMERA PARTE… ANUNCIA QUE SE INICIA LA NEGOCIACION DE… LA SEGUNDA O LA TERCERA PARTE, QUE ES IGUAL A LA PARTE CONTRATANTE DE LA PRIMERA PARTE…

El 10 de diciembre se reunió la “Mesa General de Negociación”. En síntesis, lo que ocurrió fue que el “acuerdo” anunciado por el alcalde el pasado 27 de noviembre como cosa hecha pasó a ser un “preacuerdo” en el orden del día, y volvió a mutar a “propuesta de los sindicatos firmantes con aval del Equipo de Gobierno” en el transcurso de la reunión. Por lo demás, el vicealcalde decretó la apertura de la “negociación colectiva”, sin entretenerse en lo que él denominó “formalismos”, que no dejan de ser como todos sabemos molestos trámites que solo contribuyen a dar garantías a los trabajadores y poner coto a las arbitrariedades de los gobernantes y sus acólitos.

El Partido Popular, con la complicidad sindical, anunció a bombo y platillo unos acuerdos en los que se ataban los perros con longaniza, tan buenos y “beneficiosos” que inducían a pensar que quien pusiera alguna objeción o bien estaba de atar o no tenía la agilidad suficiente para subirse a ese tren que pasa sólo una vez en la vida. TODO ELLO LEGITIMADO CON LA FIRMA DEL ALCALDE.

Esta maniobra liquidaba el derecho a la negociación colectiva, sustituida por la prórroga del convenio colectivo de los recortes pactada con sus firmantes en reuniones secretas. De paso se camufla el incumplimiento de la promesa de consolidación de puestos de trabajo con más palabrería, se hace campaña electoral de cara al 20 D y se intenta echar la culpa de la política de destrucción de empleo, derechos y recortes al primero que pase por ahí. Como alguien les ha indicado que se han saltado las mínimas formas legales, ahora tenemos el vodevil del acuerdo-preacuerdo-propuesta avalada…

PERO ADEMÁS, A NADIE SE LE ESCAPA QUE GRAN PARTE DE LO FIRMADO ES ILEGAL, Y QUE ES EL PARTIDO POPULAR EL QUE HA DICTADO LEYES QUE IMPIDEN LAS SUBIDAS SALARIALES, LA CONSOLIDACION DE EMPLEO Y LA FUNCIONARIZACION. Y NO SOLO ESO, SINO QUE VIGILA Y SUPERVISA EL CUMPLIMIENTO DE ESAS LEYES.

SI EL EQUIPO DE GOBIERNO REALMENTE QUIERE CUMPLIR LAS HUECAS PROMESAS QUE HACE, QUE EMPIECE POR PEDIR QUE DEROGUE ESAS NORMAS A QUIEN TIENE ESA FACULTAD.

Pero el espectáculo más bochornoso es el papel de comparsas en este engaño de ciertos sindicatos, que se prestan a estafar a la plantilla diciéndola que han acordado lo que es público y lleva su firma, para luego desdecirse sin pudor.

Frente a tanta mentira nosotros planteamos lo siguiente:

  • Que la negociación sea colectiva, con participación de la plantilla para decidir qué plataforma se presenta a la empresa y qué acuerdo final se firma.
  • Que se recupere todo lo perdido en el último convenio.
  • Que de una vez se aclare cuáles van a ser los métodos de consolidación y funcionarización para dar garantía jurídica a los interesados. Que se sepa sobre qué plantilla y qué presupuestos se apoyan. La “comisión” que supuestamente se montó hace meses ya debe tener sus trabajos muy adelantados… no vaya a ser que se repita lo que pasó en el Ayuntamiento de Alcorcón tras la funcionarización masiva.
  • Que finalicen las privatizaciones de servicios y se reviertan las realizadas. ¿O no está previsto el pase de la limpieza de un nuevo colegio a contrata?
  • Que acaben los traslados y promociones a dedo que se llevan produciendo estos años con la complicidad y participación interesada de los firmantes… ¿cómo es que se promete de nuevo regular los traslados y la promoción interna cuando los firmantes nunca han puesto la mínima pega al incumplimiento de lo que ordenaba el convenio que firmaron? ¿Cuántos traslados y promociones se van a producir antes de que supuestamente “renueven” este “compromiso”? ¿Qué migajas van a quedar para entonces?

Y lo más inmediato: ¿van a esperar que llegue el 7 de enero para cubrir las fiestas, las cabalgatas… gratis?

Un pasito palante, un pasito patrás

Preacuerdos, acuerdos y otra vez preacuerdos:

El pasado 27 de noviembre los trabajadores municipales recibimos un comunicado del alcalde para informar “que hemos alcanzado el siguiente acuerdo para mejorar las condiciones generales de los empleados públicos del Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz, durante el cuatrienio 2016-2019, suscrito con los sindicatos firmantes del actual Convenio Colectivo y Acuerdo para los Funcionarios 2012-2015”.

Menos de una semana después, ayer, 3 de diciembre de 2015, esta sección sindical recibió la convocatoria de una reunión de la Mesa General de Negociación para el próximo día 10 de diciembre, con el objeto de “entablar la negociación legalmente prevista con el fin de que todos los sindicatos legitimados puedan efectuar sus propuestas, negociar y, en su caso, acordar entre ambas partes”. Previamente se informaba que “por el Gobierno local y los sindicatos UGT, CSIF, CCPM y UPM, se ha alcanzado un preacuerdo tendente a la modificación parcial de determinados apartados de los actuales Convenio Colectivo y Acuerdo de Funcionarios”.

En primer lugar queremos trasladar nuestra perplejidad por una convocatoria que no viene precedida de necesaria denuncia por parte de los firmantes de Acuerdo-Convenio, ineludible a todas luces para iniciar con todas las garantías la “negociación legalmente prevista”.

Además dicho Acuerdo-Convenio se está substanciando en sede judicial, ya que se aprobó por órgano incompetente para ello. “Modificar” el contenido o anexionar llevaría a una vía de corto recorrido, entre otras cosas porque conlleva acuerdos que contravienen la legalidad vigente, y aunque sólo son declaración de intenciones, su existencia está perturbando los derechos de la plantilla a la negociación de sus condiciones de trabajo.

En segundo lugar nuestra sorpresa no es menor al comprobar que el Equipo de Gobierno ha tutelado y enmarcado una “negociación” que excede sus competencias, excluyendo de ella a los sindicatos no aliados. “Negociación” cuyo fruto es el preacuerdo o acuerdo publicitado, que ahora se quiere “legalizar” tras comprobar que no ha sido adoptado por ningún órgano competente para ello. Un acuerdo que, lejos de clarificar propuestas, contribuye al enmarañamiento y la confusión generalizada sobre el alcance y contenido de la negociación.

Por todo ello, y al margen de la opinión que nos pueda merecer el contenido de este acuerdo o preacuerdo,

SOLICITAMOS

  • Que sea anulado ese acuerdo o preacuerdo al no haber sido adoptado por órgano competente alguno
  • Que las partes firmantes procedan a denunciar el convenio-acuerdo y se formalice la constitución de una Mesa Negociadora, comunicándolo a la autoridad competente. Todo ello en aras a iniciar un proceso de negociación legal, claro, transparente y en el que participe el conjunto de la plantilla.
  • Que se defina y se nos dé traslado de las propuestas concretas de la empresa para su estudio y posterior negociación.

Desde Co.bas estamos dispuestos a negociar un nuevo convenio pero con reglas claras, dentro de la legalidad y con todas las garantías de que lo que se acuerde no quedará en papel mojado por cláusulas del estilo de “en la medida de lo posible”. Para ello es necesario iniciar un proceso claro, en el que el conjunto de la plantilla pueda participar, hacer propuestas, recibir información veraz y, finalmente, decidir si sus representantes firman o no firman.

En cualquier caso estamos abiertos a recibir vuestras propuestas y sugerencias para entrar a negociar un nuevo convenio en el caso de que el vigente sea denunciado por los que pueden hacerlo: los firmantes.

Acuerdos “en la medida de lo posible”

A partir del 21 de diciembre de 2015 (día siguiente a las elecciones generales), todos y todas los empleados públicos percibirán un salario mínimo mensual de 3.618 €, en 14 pagas; vendrán una hora diaria a trabajar, si les apetece, y cobrarán por conceptos retributivos que el Tribunal de Cuentas ha declarado ilegales. También podrán consolidar puestos de trabajo que no están aprobados en los Presupuestos Municipales del año 2016, porque el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz ha salido del rescate a que se había sometido por Acuerdo de Pleno, y ya no tendrá que reducir anualmente el 5% del Capítulo uno (salarios) a que estaba obligado. Tampoco tendrá que abonar los intereses + el capital de la deuda que los anteriores rescates financieros acumulados le exigían.

El Convenio Colectivo (que los tribunales de justicia han declarado ilegal) se reedita, y ya no hay que registrarlo para que la autoridad laboral o la administrativa lo fiscalice.

¡Ah!, y se abonará el 50% de la paga robada durante el primer cuatrimestre… del año catapún.

Todo esto se irá haciendo “en la medida de lo posible”, y “si la normativa estatal impidiera la aplicación de algunos de los puntos”… se aplicará como se ha aplicado en el cuatrienio anterior.

Si piensas que todo esto no es real, quizás deberías preguntarte cuáles son las razones que empujan al Equipo de Gobierno a informar de mala fe y publicitar acuerdos que los firmantes saben que son prevaricación pura y dura.

Se trata exclusivamente de declaraciones de propaganda electoral que el Partido Popular obliga a quienes tienen que pagar facturas, a los viejos y los nuevos firmantes, esos como UPM que nos han estado machacando cuatro años con su “apoliticismo”, con su estar en contra de “negociar” en los despachos, con su obligación de firmar el convenio para “poder” estar en las comisiones de control aunque “no estén de acuerdo”.

La vida nos enseña que los “apolíticos” se asocian con lo peor de la derecha, con la disminución de los derechos democráticos de la plantilla y de la sociedad.

Pero esta pretensión de acabar con el derecho a la negociación colectiva, con pseudoacuerdos secretos al margen de las normas formales establecidas, no resalta la fortaleza de un gobierno, sino su debilidad y su descrédito. En definitiva, el fin que persigue esta infamia es engañar a aquellos a los que llevan 8 años prometiéndoles  cosas que no está en su mente cumplir, engañar a sus correligionarios, e intentar mantener otros cuatro años de “promesas y palabra”… si les ha ido tan bien, ¿por qué cambiar ahora?

Hay que reconocer que en el arte de la palabrería son doctores, pero la realidad es más tozuda que la propaganda: en enero vienen las rebajas, la imposibilidad y la “normativa estatal” que exige un nuevo plan de ajuste.

Romper las reglas del juego en la negociación persigue judicializar las relaciones laborales, y así tener la excusa para señalar falsos culpables cuando las deudas y los impagos sustituyan a las promesas.