LA ALCALDÍA INICIA LA CAZA DE BRUJAS

Los tiempos electorales, los locales y los sindicales, mandan. Aprobada por el PP hoy la moción al Pleno sobre lo que llaman «procesos de consolidación en el empleo, funcionarización y promoción interna-reclasificación», no han tardado ni un minuto en señalar a los malísimos culpables designados de antemano.

Estos son por supuesto la oposición municipal, PSOE e IU, y de paso CO.BAS, que nunca puede faltar en el papel de villano en cualquier reparto estelar de cualquier película de las que se montan.

Terminan amenazando: “Esta Alcaldía y Gobierno local han convocado Mesa General de Negociación mañana jueves para constituir una Mesa Técnica sobre estos 3 procesos y ahí valoraremos la falta de apoyo de estos dos partidos políticos y de algún sindicato.” Preguntamos si D. Pedro está diciendo que mañana pondrán en práctica lo que en comunicados anteriores de los firmantes decían (véase CSIF): qué solo ellos van a ejecutar estos “acuerdos” que nadie conoce.

Parece que no quieren testigos y por eso utilizan la táctica de la amalgama, la mezcla de churras con merinas, la mezcla de consolidación en el empleo, funcionarización y promoción interna-reclasificación, con problemáticas legales muy diferentes.

Para que no engañen a nadie, los promotores deben explicar con claridad meridiana a la plantilla que es lo que está en negociación y a quién afecta. No sea que al final, cuando la situación sea irreversible, nos encontremos con una lista de agraciados y desgraciados según criterios que nadie pueda justificar honradamente.

NO A LOS ACUERDOS SECRETOS

QUE SE EXPLIQUE A TODA LA PLANTILLA EN ASAMBLEA LO QUE SE ESTÁ NEGOCIANDO

 

ANTE LA MOCIÓN DE ALCALDÍA SOBRE ACUERDOS LABORALES

El equipo de Gobierno propone hoy una «moción» al Pleno solicitando el apoyo a una declaración de intenciones, que jurídicamente no comprometen a nadie.

Moción: «Acuerdo de la Cámara o uno de sus órganos que expresa una afirmación, deseo o petición dirigida a alguno de los restantes órganos, normalmente el Gobierno, y que constituye uno de los instrumentos de control de éste.»

Ese es el concepto de moción y su fuerza normativa no vincula para nada al órgano que lo aprueba. Se puede presentar una moción y aprobarse que las vacas vuelen, o lo que se nos ocurra. El fundamento de validez de las normas jurídicas se encuentra en el hecho de que estas sean efectivamente reconocidas y observadas como tales por los correspondientes sujetos imperados, de esta manera, para que una norma jurídica valga, es decir para que exista y obligue, tiene que acontecer un hecho bien preciso..

¿Qué dice el Real Decreto 2568/1986, que aprueba el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales en su artículo 82 .2? Que «En el orden del día [del Pleno] sólo pueden incluirse los asuntos que hayan sido previamente dictaminados, informados o sometidos a consulta de la Comisión Informativa que corresponda», por tanto lo que ahora se somete al Pleno del Ayuntamiento es simplemente un brindis al sol, ante el que se pide unanimidad porque «estos procesos son de tal complejidad de llevar a cabo… que requieren desde sus primeros pasos de un consenso entre todos los sindicatos y partidos políticos…», pero no se explica por qué se requiere ese consenso, ni en que norma se fundamenta. No es ni más ni menos que una reedición del engaño que vendieron hace 3 años, cuyo posible fracaso pretenden achacar a quien ni tiene responsabilidad de gobierno, ni suficiente representatividad sindical.

¿Y dónde está el expediente? No existe, porque como señalábamos antes, al no ser un acto que vincule a las partes, no se puede pedir su cumplimiento. Y no existiendo expediente es lógico que no exista consignación presupuestaria para cumplirlo.

Por lo demás, el Sr. Alcalde tendrá que explicar cómo piensa sortear las limitaciones legales que ha impuesto su gobierno nacional a la ampliación de plantillas y contratación de nuevo personal… en especial la consolidación de personas que han accedido a sus puestos sin un procedimiento legal.

Lamentamos con rabia que se apele a la precariedad de muchos/as compañeros/as para ambiguamente entrever promesas de imposible cumplimiento, al tiempo que nos apena que se juegue con su angustia para obtener unos mezquinos votos.

Valoración del acuerdo del Equipo de Gobierno con UGT y CSIF

Antes de ayer se celebró una reunión de la Mesa de negociación en la que el Equipo de Gobierno presentó una propuesta sin posibilidad de estudio: es decir, que venía previamente cocinada entre bambalinas. Nada más acabar dicha reunion, Alcaldía emite un comunicado oficial en el que dice haber llegado a un acuerdo con UGT y CSIF por el que, “tras haberse superado la recesión económica”, se compromete a destinar 100.000 € este año 2015 al Fondo Social, “procedentes de ahorro sobrevenido (sic) sin que suponga incremento de la masa salarial”, y subidas semejantes para los cuatro años siguientes.

Pero, si existe “ahorro sobrevenido”, ¿por qué la Junta de Gobierno detrae de la partida presupuestaria de la Seguridad Social 21.539, 60 € para pagar las 4 plazas de Sargento?… cantidad sacada de un presupuesto que era “DEFINITIVO”, según escriben y aprueban

No, no se han vuelto locos, la presión en pleno proceso electoral les ha hecho maniobrar, confirmando que sólo la lucha permite hacerles retroceder.

Pero este supuesto acuerdo está lleno de trampas: en primer lugar pretenden dejar una patata caliente al futuro Gobierno municipal y al siguiente, con una especie de anexo al convenio de dudosa ultraactividad legal.

En segundo lugar vuelven a reeditar la misma cantinela que en la firma del convenio: “no es posible efectuar la consolidación de empleo, la promoción o la funcionarización porque es precisa la unanimidad”. Quieren que la culpa de esa situación, de casi imposible encaje legal, sea de los que por estar en minoría con su voto no pueden alterar los resultados.

En esencia lo tangible de la propuesta es que dan 100.000 € (ciento y poco por empleado) si los sindicatos (todos) y las fuerzas políticas se alían para estafar a la ciudadanía, negándoles el derecho a poder entrar a trabajar en la administración… Algún día tendrán que responder de esta forma de acceso sólo para sus familiares y afiliados.

Pero los trazos gruesos de la propuesta son los que se ocultan. Con la aprobación del convenio nos robaron más de dos millones de € en salarios directos e indirectos (plus de presencia, fondo social, plan de pensiones); se embolsaron 300.000 € de la Valoración de Puestos de Trabajo; nos robaron condiciones laborales: más del 20% de los puestos de trabajo han pasado a las subcontratas con la mitad de salario; nos robaron como ciudadanos aumentado el coste de los servicios con unos sueldos congelados… y en prueba de su “arrepentimiento” ofrecen 100.000 € y promesas de dudosa aplicación futura.

Las maniobras del Equipo de Gobierno y sus acólitos van a continuar para intentar coger aire. Nuestra obligación como trabajadores/as es continuar la presión y exigir a nuestros representantes que se debata previamente cualquier acuerdo. Y ello con nuestros recursos: la ASAMBLEA DE TODA LA PLANTILLA.

Desconvocamos la asamblea – concentración prevista para hoy

A toda la plantilla del Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz

Los sindicatos abajo firmantes hemos tomado la decisión de posponer la asamblea-concentración a fechas próximas que ya os indicaremos

El motivo de esta desconvocatoria no ha sido otro que el hecho de que el equipo de gobierno dificulta activamente la realización de la asamblea poniendo el día anterior cursos obligatorios para parte de la plantilla y negando moscosos que puedan ser disfrutados dicho día.

Por lo tanto, dado que el origen de esta convocatoria – la Oferta de Empleo Público de 2015 que sólo incluye las 4 plazas de sargento-  no ha sido retirada, emplazamos a toda la plantilla a una asamblea de la que os comuniacremos próximamente la fecha y lugar de realización, animándoos a asistir y debatir la nueva situacióbn creada en el Ayuntamiento tras el «acuerdo» alcalzado por el equipo de gobierno y los sindicatos UGT y CSIF

En Torrejón, a 23 de enero de 2015

CCOO    UPM       Co.bas

¿En qué situación estamos?

Ya hace casi cuatro años que el Partido Popular de Torrejón de Ardoz pegó un hachazo a nuestros salarios, a las condiciones de trabajo y al empleo y continuó el recorte de los servicios esenciales a la población. Lo hizo aplicando las leyes del Gobierno central y con un convenio colectivo que suponía un ajuste adicional para los trabajadores del Ayuntamiento y los vecinos de la ciudad.

Todo ello fue posible con la infame colaboración de los corruptos representantes sindicales que vendieron los derechos de la plantilla a cambio de favores y beneficios personales como pago a esa traición. Se presentó como un “sacrificio necesario” para hacer frente al pago de la deuda privada a través de transferir los costes salariales a los directos destinatarios de esta suculenta estafa: la banca. Cuatro años mas tarde vemos que la deuda ha pasado de representar el 60% del Producto Interior Bruto al 96% de éste.

A la plantilla se le secuestró el derecho a decidir sobre lo que serían sus condiciones en los próximos años y se argumentó con el manual de primeras estafas: “Cuando nos recuperemos, te devolveré lo que te he quitado”. Esa política de deuda permanente es mas propia de los que viven de las promesas que de la realidad.

Pero lo cierto es que revertir los servicios que han pasado a las contratas (posibilitado y avalado con la firma del Convenio Colectivo), la aceptación del techo presupuestario y el escamoteo de las facturas de pago a proveedores año tras año para maquillar los presupuestos, no tiene vuelta atrás.

¿COMO ES POSIBLE QUE PRETENDAN VENDERNOS LA MISMA MOTO OTRA VEZ?

Es normal que los que l@s que han hecho de la “dedicación sindical” un método de promoción personal y enchufismo familiar liguen su futuro a la continuidad de ese estado de las cosas, pero ello solo es posible con el apoyo de los que les mantienen, por los partidos políticos que los amparan con su silencio cómplice y con la resignada pasividad de una plantilla que acepta como inevitable el “mal menor”.

Debemos de exigir y es nuestro derecho pronunciarnos sobre el Convenio Colectivo, exigir que l@s representantes “representen” y transmitan nuestras peticiones y no las suyas propias.

EN QUÉ ESTADO NOS ENCONTRAMOS

Como se conoce, a raíz de la convocatoria de la Comisión Negociadora para sacar en la oferta de empleo 2015 cuatro plazas de Sargento, los sindicatos emplazaron al Equipo de Gobierno a la retirada de esta medida, convocando una concentración el día 23E, y emplazando a abrir un proceso de negociación.

Por parte de algunos sindicatos se propuso que el viernes 16 de enero nos viésemos a las 12 horas (ya que se había convocado a las 14:00 horas una nueva Comisión Negociadora) para fijar una posición común sobre el objeto de la reunión. A esa reunión no asistió uno de los convocantes (UGT), tiempo que aprovecharon para intentar reventar en colaboración con el Equipo de Gobierno, cuyos intereses son lo que verdaderamente representan, los acuerdos alcanzados en la mesa sindical.

Desde el mismo instante surgen dos métodos, dos proyectos y hasta dos morales de lucha obrera. La burocracia sindical, manifestando un desprecio completo por los/as trabajadores/as, dan por hecho que éstos deben marchar al paso que dicta el gobierno. La lucha de los trabajadores es sustituida así por la “conciliación” con las empresas para provecho de éstas. Se entregan derechos y salarios a cambio de “evitar despidos”, cuando en realidad las empresas lo que hacen es acumular ese ahorro para sacar gratis más adelante los despidos. Estos sindicatos actúan como si fueran “mediadores” entre los trabajadores y las empresas y alientan la resignación, enfrentando a los sectores que no están dispuestos a entregar nada sin luchar. Por ese camino estos sindicatos se convierten en un instrumento de división y entrega de la clase obrera, en un aliado de las empresas.

La otra cara de esta realidad y la más esperanzadora afirma que se puede dar la vuelta a la situación. Necesitamos actuar como lo que debe ser un sindicato obrero: una herramienta para la lucha, que informa, consulta y defiende el derecho de las trabajadores/as a tomar sus decisiones en asambleas soberanas. Ese es el único camino para mantener la unidad y dar valor y verdadera razón de ser al sindicato.

Hay que preguntar cuál es el fondo real de “reclamarle (al Equipo de Gobierno) la recuperación de todos los aspectos del convenio que hemos perdido”. Lo cierto es que el convenio colectivo fue el instrumento que los sindicatos firmantes pusieron en manos del Equipo de Gobierno para que este pudiera ejecutar una política de eliminación de derechos, empobrecimiento de los trabajadores y privatización y eliminación de servicios públicos. Y lo hicieron a cambio de prebendas y privilegios personales que fueron de eficacia inmediata al tiempo que se postergaba a un inconcreto futuro la “recuperación” de todo lo arrebatado. Y ahora, los mismos actores pretenden reeditar la estafa y hacernos comulgar de nuevo con promesas y derechos que siempre sitúan en un momento de inconcreta ubicación en el futuro.

Cuando exigimos una negociación colectiva real nos estamos refiriendo a que no aceptamos la dinámica de imposición del Equipo de Gobierno ni la alternativa que nos ofrece la burocracia sindical, que llega a las mesas negociadoras con acuerdos ya preparados con la empresa basados en el reparto de privilegios personales a espaldas de los trabajadores.

Es una vergüenza que la Presidencia y la Secretaría de la Comisión Negociadora recaigan en manos de la parte patronal. Reiteradamente hemos solicitado que esta situación cambie para que exista un equilibrio entre las partes, para evitar que la documentación relativa a la negociación sea instrumentalizada por una parte, que es la misma que tiene la facultad de imponer los tiempos a su antojo.

Hoy nuevamente nos hallamos en idéntica situación que hace cuatro años: los/as portavoces “sindicales” no tienen reparo en llamar a la puerta del equipo de gobierno para recibir instrucciones de éste y transmitirlas a la plantilla, intentando imponerla límites.

Si entonces no pudimos decidir entre todos/as nuestro futuro y no lo resolvemos ahora, estamos ayudando a que esta situación continúe.

Sobre la concentración del día 23….

El viernes, 23 de enero, a las 10:00 de la mañana está convocada por todos los sindicatos del Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz una concentración en la Plaza Mayor.

La razón formal de dicha convocatoria es la decisión del Partido Popular de convocar para la Oferta de Empleo Público de 2015 cuatro plazas de sargento de Policía Local, de manera unilateral, sin obedecer a ninguna necesidad organizativa y que a todas luces aparece como un intercambio de favores por los servicios prestados.

Esta convocatoria, por diferentes razones, expresa el profundo malestar por la política de corrupción y clientelismo desarrollada por los gobernantes.

La convocatoria unilateral es la espoleta que libera los males acumulados en la política de recortes y visualiza el distanciamiento y aislamiento formal de las medidas de ajuste en plena vorágine electoral.

Y aunque inicialmente se convoque la comisión negociadora, por pasiva, el discurso del equipo de gobierno gira el torno a expresar «una campaña política de acoso a este…»

Ese es el quid de la cuestión, SOLO ECHANDO A LOS RESPONSABLES DEL DESMANTELAMIENTO DE LOS SERVICIOS, DE LOS RECORTES Y DEL EMPOBRECIMIENTO DE LA CIUDADANÍA PARA BENEFICIAR A LA BANCA SERÁ POSIBLE REVERTIR LA SITUACIÓN.

Porque ese es el requisito indispensable para frenar la sangría de despidos, precariedad…  Porque es un gobierno hipotecado con la deuda, porque cualquier medida, cualquier negociación o petición choca con el muro de una ley subordinada al pago de la deuda, cualquier medida que pretenda «mejorar» los salarios, los contratos, escapa a la decisión de los gobernantes locales, incluso en el supuesto (que no es el caso) de jurar y perjurar que cuando lleguen las vacas gordas «recogeremos la cosecha». Ese discurso profundamente reaccionario que se transmite a la plantilla fija que recogeremos los beneficios generados a costa de los puestos de trabajo perdidos, precarizados y terciarizados es la más cruel de las falacias que lanza el equipo de gobierno y que desgraciadamente es acompañado para intentar obtener algún rédito electoral.

La deuda y nosotros

La primera pregunta es: si los periódicos no hablan ahora de la crisis del euro ¿se debe a que la deuda pública ha bajado? Pues no, todo lo contrario: el Estado español ha aumentado su deuda pública al 100% del PIB.  Paradójicamente, cuando la «crisis del euro» ocupaba portadas y la prima de riesgo alcanzaba récords, la deuda estaba en el 60%.

¿Pero si la deuda ha aumentado por qué ha bajado la prima? En primer lugar porque los bancos han visto que podrían seguir comprando deuda pública porque el Gobierno, con los recortes sociales, la reforma laboral y las rebajas salariales se comprometía a quitar de los trabajadores y traspasarles a ellos el dinero y, de paso permitir que sus directivos siguieran sacando de su tarjetas black.

La otra pieza es el BCE, que ha bajado a 0,05% el tipo de interés al que presta a los bancos (por debajo de la inflación) mientras estos prestan a los gobiernos al 4 y 5%. Es así como el gobierno español ha podido financiarse, aumentando la deuda. Por ello, los presupuestos de 2015 mantiene los recortes para seguir drenando dinero a los bancos.
Para ellos, mientras los bancos puedan cobrar sus préstamos y remontar ganancias, no hay crisis.

Pero los bancos, pese a la «flexibilización monetaria» del BCE no conceden nuevos préstamos a las empresas, que están profundamente endeudadas.  Por eso la reforma laboral es clave, porque necesitan seguir bajando salarios para así disminuir el endeudamiento de las empresas con los bancos. Los trabajadores ven congelados o rebajados sus salarios y los contratados en precario cobran 50% menos… para que ellos salgan de su crisis. Por eso, ahora también el gobierno «socialdemócrata» de Renzi en Italia y el de Hollande en Francia anuncian reforma laboral y ronda de recortes.

RECUPERAR LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Concentración el viernes, 23 de enero, de 10:00 a 12:00 horas en la Plaza Mayor

El equipo de Gobierno, tras utilizar reiteradamente la Mesa de Negociación como puro trámite de información e imposición, informó el viernes 9 de enero a dicha Mesa Negociadora la convocatoria de cuatro plazas de sargento de la Policía Local.

Sin ninguna justificación que apoye esta sospechosa actitud y sin facilitar ningún informe de esa pretensión a la representación de los trabajadores. Persiguen, de nuevo, exclusivamente «cubrir el expediente administrativo para negar, de hecho, el derecho a la negociación colectiva.

Exigimos la apertura de la negociación colectiva para abordar los problemas reales.

Una representación de los trabajadores estamos esperando en la Casa Consistorial una pronta y rápida respuesta a las reivindicaciones planteadas.

Cuando se publicita el «fin de la crisis», esta no tiene ninguna concreción ni para la ciudadanía, ni para la mejora de las condiciones de trabajo de la plantilla.

Todos los sindicatos con representación en este Ayuntamiento os convocamos a una concentración el viernes, 23 de enero, de 10:00 a 12:00 horas en la Plaza Mayor.

CCOO    Co.bas   CCPM    CSIF    UGT    UPM